Hacia una definición más operativa de Inteligencia Colectiva

Share Button

Inteligencia Colectiva-3La Inteligencia Colectiva (IC) genera un creciente interés como disciplina emergente, pero cuesta encontrar una definición clara e intuitiva de lo que significa. Esa carencia se intenta aliviar en parte adoptando la terminología que utiliza el MIT Center of Collective Intelligence, que en mi opinión pretende abarcar tanto que termina siendo muy poco operativa.

Por ejemplo, Thomas Malone y su equipo usan habitualmente esta definición de IC: groups of individuals acting collectively in ways that seem intelligent (grupos de individuos que actúan colectivamente de un modo que parecen inteligentes). No sé, francamente, si esto aclara algo o añade más confusión para gente como yo que busca poner la teoría en acción.

Los avances ontológicos en el ámbito de la IC tampoco parecen haber dado grandes resultados. Se echa en falta un esquema conceptual que sirva para ponernos de acuerdo en la narrativa. El universo de disciplinas que converge aquí es amplio, y el conocimiento está muy fragmentado. La diversidad es buena, pero hay mucha dispersión cognitiva que no ayuda a conseguir avances consistentes. De hecho, me consta que es difícil categorizar los temas y hacer una taxonomía que aporte orden a la hora de acceder a los resultados de investigación.

Así que me parece necesario revisar y simplificar la narrativa que usamos para poder llegar a más gente. Por lo tanto voy a intentar explicar qué entiendo yo por Inteligencia Colectiva del modo más intuitivo posible, aunque no sé si lo conseguiré 🙁

A escala individual, si nos atenemos a la etimología, inteligencia” significa “saber escoger”. Una persona parece ser más inteligente en la medida que elije las opciones que mejor satisface sus expectativas y su bienestar integral como individuo. Dicho en pocas palabras: es más inteligente quien toma las mejores decisiones. Esto quizás es simplificar mucho porque hay muchas más funciones en las que interviene la inteligencia (resolver problemas, aprender, adaptarse, razonar, predecir, imaginar, etc.), pero intuyo que la capacidad de “saber escoger”, o sea, de tomar buenas decisiones, es la que mejor resume lo que significa ser inteligentes.

Los grupos y sociedades también expresan un determinado grado de inteligencia como colectivos humanos. Así que a escala colectiva, una forma de testar esa capacidad es estudiando cómo los grupos deciden, o con qué calidad resuelven problemas que son vitales para su bienestar y supervivencia. Para mí basta con que un grupo de individuos hagan cosas juntos para que se manifieste algún grado de “inteligencia colectiva”. Así que la “inteligencia colectiva” existe en cualquier grupo que funcione como grupo, queramos o no. Otra cosa es que los resultados de ese comportamiento reflejen más o menos inteligencia, más o menos estupidez. La eficacia conjunta no tiene que ser necesariamente mejor que la de los individuos por separado, y muchas veces no lo es. Así que lo que intentamos averiguar es qué tiene que pasar en el proceso de interacción entre individuos (¿cómo se tienen que conectar entre ellos?) para que mejore el resultado colectivo, porque todo parece indicar que existe todavía un enorme potencial desaprovechado. En definitiva, lo que quiero decir es que cualquier grupo actúa con una determinada IC, y el reto está precisamente en aumentarla, en mejorarla.

Pero quizás tenga que explicar antes qué entiendo yo por “grupo”. Pues un conjunto de individuos (no importa la escala) que se relacionan entre sí con un cierto grado de interdependencia por tener recursos y necesidades compartidas. Existen lazos reales (fuertes o débiles) entre ellos y conforman una unidad de convivencia con un cierto grado de estabilidad. Desde mi punto de vista, para que haya un “grupo”, tiene que haber algún grado de interacción significativa entre sus miembros.

Según investigaciones realizadas, el resultado grupal no depende significativamente de juntar personas con un alto coeficiente de inteligencia individual, sino de propiciar un tipo de interacción entre ellas que ayude a conseguir resultados de orden superior. Así que si es verdad que un grupo de personas muy brillantes puede pensar o actuar colectivamente de un modo estúpido mientras que otras más ordinarias pueden generar soluciones sabias, entonces algo singular o específico tiene que ocurrir en la interacción colectiva que hace el resultado grupal relativamente independiente de la inteligencia individual de sus miembros.

Asimismo, hay varianzas notables en la eficacia de un grupo si el proceso participativo o colaborativo se diseña y gestiona de un modo o de otro. O sea, metiendo la misma materia prima en dos hornos diferentes, el resultado puede ser bien distinto, así que algo pasa en el horno, en la tecnología de cocido, para que un pan salga mucho mejor que el otro. Esa caja negra es la que tenemos que abrir y descifrar, hasta donde sea posible.

Sigo trabajando en una definición operativa de “Inteligencia Colectiva” que me satisfaga del todo, que me ayude a difundir y utilizar el concepto en ámbitos no necesariamente académicos. Pero, de momento, ésta es la definición provisional que propongo:

Inteligencia Colectiva: Capacidad de un grupo de individuos para optimizar colaborativamente las decisiones que le afectan como colectivo.

Esa capacidad se manifiesta, por lo tanto, a través de un proceso que es colaborativo, y un resultado que consistiría en escoger las mejores opciones posibles para las expectativas y el bienestar del grupo. La definición que propongo también remarca el hecho de que hablamos de ámbitos de decisión donde la reflexión/acción colectiva mejora la acción individual, o sea, campos de intervención donde lo colectivo tiene sentido y, como parece necesario recordar, excluyo ahí áreas de decisión que son estrictamente individuales.

Así que sabiendo que cualquier grupo de individuos manifiesta un determinado grado de inteligencia colectiva (según su capacidad colaborativa de escoger bien), queda por discutir bajo qué condiciones esa capacidad se mejora o amplifica; que es precisamente el tema central de este blog y de la investigación que yo hago.

Por último decir que es posible aplicar el concepto de Inteligencia Colectiva a cuatro niveles: 1) Grupos pequeños, 2) Organizaciones, 3) Comunidades, 4) Sociedad en general. Está claro que el factor de escala introduce dinámicas y complejidades distintas a cada nivel. De hecho, algunos expertos limitan el concepto de Inteligencia Colectiva sólo a comportamientos colectivos a gran escala (“Large-scale collaboration”). Cierto grado de escalado convierte a Internet en el canal de agregación natural, y hay efectos de cantidad que, como sabemos, pueden traducirse en cambios significativos de calidad.

¿Estás satisfecho/a con el modo en que definimos habitualmente la Inteligencia Colectiva? ¿Te parece una definición operativa para los practicioners? ¿Cuál sería tu mejor definición? Venga, te invito a participar en la conversación.

Nota-1: La imagen del post es del álbum de new 1lluminati en Flickr

Nota-2: Lee este post en Inglés (Read this post in English)

Share Button

3 Comments

  1. Pingback: Hacia una definición más operativ...

  2. Pingback: Hacia una definición más operativ...

  3. Si, me parece bien claro el concepto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*