Mecanismos para votar opciones en los sistemas de filtrado colectivo

Share Button

embudo filtro

La inteligencia colectiva suele ser útil para impulsar procesos de “filtrado colaborativo” y también para implementar sistemas de reputación. Hace un tiempo escribí en este blog un post sobre un hallazgo curioso en la selección colectiva de ideas que trataba precisamente de este tema.

Hoy voy a compartir más fundamentos prácticos para el diseño de sistemas de filtrado colaborativo a través de plataformas digitales que se basen en lógicas de inteligencia colectiva. A continuación enumero distintos sistemas de recomendación y jerarquización de contenidos, para que sean considerados como distintas opciones por los diseñadores que se encargan de concebir mecanismos de este tipo. El listado es incompleto, porque existen más soluciones de diseño, pero estas son las más habituales:

1.- Pulgar arriba / Pulgar abajo: Equivale al Like/Dislike (me gusta/ no me gusta). Es el sistema más simple de votar y filtrar contenidos.

2.- Rating simplificado: Usar 3 estrellas o “caritas”.

3.- Rating: 5 estrellas o “caritas”. También puede ser de escala 1-10, o tipo Likert.

4.- Mecanismos de feedback enriquecidos: Este sistema ya lo comenté en un post anterior (ver “12 soluciones de diseño para atajar el Groupthink en las comunidades online”). Consiste en crear escalas más categorizadas. Por ejemplo, con etiquetas estandarizadas del tipo: “interesante”, “perspicaz”, “troleo”, “divertido”, “valido”, “redundante”, etc. A diferencia del sistema de estrellas, lo que se busca aquí es dotar de un significado más claro la opción que uno elige, que no tiene que ser necesariamente una escala numérica. Un ejemplo que ponía de esto es el sistema de clasificación que usan los usuarios para opinar sobre los TED Talks, en los que solo se puede elegir tres palabras para describir la charla. Si se elige una sola, vale por tres, usando categorías como estas: Informativa, Inspiradora, Persuasiva, Fascinante, Impresionante (se te cae la mandíbula), Valiente, Poco convincente, Tediosa, Repugnante, OK, Ingeniosa, Graciosa, Confusa, Bella, etc. Por el contrario, el Like/Dislike (Me gusta/No me gusta) es tan rudimentario que puede penalizar la diversidad y favorecer la agregación indiscriminada.

5.- Score-card rating (tarjetas de puntuación): Valoración para distintos criterios o factores, cada uno de los cuales puede tener un peso diferente o no. Se obtiene un resultado global pero también uno por criterio. Se pueden crear sistemas de criterios y sub-criterios que se suman automáticamente. Este sistema es muy interesante porque aporta muchísima información y ordena al usuario en su evaluación de las opciones. El filtrado es más estructurado. Pero tiene dos problemas típicos de los sistemas complejos. Uno es que exige más trabajo por parte del usuario lo que puede condicionar las tasas de participación. Otro, que la definición de los distintos criterios o factores ya está condicionando de algún modo el modelo de evaluación.

6.- Token voting (“Votación por fichas”): A cada usuario se le asigna un número limitado de “tokens” (fichas), que pueden repartir entre las opciones disponibles en cualquier proporción. Este método obliga a los usuarios a pensar acerca de cómo dividir “recursos”, lo que ayuda a visualizar bien el peso de sus creencias. En los resultados se pone tanto el número de personas que han votado a esa opción, como la suma de los votos.

7.- Idea Tournament (Competencia entre ideas): Selección aleatoria entre pares de ideas o propuestas, descartando una. Este método funciona así: 1º) El sistema selecciona al azar un par de ideas y la presenta al usuario, 2º) El usuario tiene que seleccionar qué idea es mejor, o saltarse ese par si no quiere pronunciarse, 3º) Después de esa selección, el sistema elige aleatoriamente otro par y así sucesivamente, 4º) El resultado final es una lista ordenada de las ideas, recibiendo cada una puntuación final que es un número entre 0 a 100 (calculado automáticamente por la herramienta). El sistema tiene que asegurar que todas las ideas consiguen la misma exposición y que cada idea se compara / clasifica la misma cantidad de veces.

8.- Mercados de predicción: Simula un mercado de valores virtual donde los participantes se presentan con un conjunto de ideas. A cada opción se le asignan acciones. Los participantes compran y venden acciones según la probabilidad de que esa idea, concepto o propuesta sea cierta y de que ese evento realmente se dé. La opción más “comprada” será la ganadora, o sea, la más probable que se dé. Este mecanismo es muy usado para la predicción colectiva.

Muchas plataformas usan el sistema de un voto es un voto y nada más, como el “Me gusta” de Facebook. Esa simplicidad facilita la participación, pero hace que se pierda información. A menudo es más enriquecedor un sistema de rating porque da más juego para el filtrado y ponderación, o sea, una escala de 5 caritas o estrellas (1-5) para puntuar las opiniones.

Por cierto, el sistema de 5 estrellas aporta más datos que el de 3, discierne en teoría mejor, aunque puede sesgar hacia el rating positivo porque se ha demostrado que es más difícil que la gente ponga 1 o 2 en una escala de 5. Por otra parte, cabe el riesgo de que se repita el comportamiento de Youtube donde la gente simplifica mucho asumiendo el “1” como “no me gusta” y el “5” como “me gusta”. También es verdad, y esto hay que considerarlo, que a más complejo es el sistema (más opciones para elegir), menos la gente vota. Los sistemas simples generan más participación.

Añado a todo esto que las escalas del 1 al 10 me suelen gustar menos que las escalas del 1 al 5. A más grande es la escala, mas subjetiva y ambigua es la votación. Uno se lo piensa más (se toma más cuidado) para elegir entre 4 y 5, que entre 7 y 8, o entre 8 y 9.  Por otra parte, en las escalas de 10 es más difícil que la gente “te suspenda“, así que el voto tiende a estar sesgado en positivo.

Nota:  La imagen pertenece al album de Scott Ableman en Flickr. Si te ha gustado el post, puedes suscribirte para recibir en tu buzón las siguientes entradas de este blog. Para eso solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en el recuadro de “suscribirse por mail” que aparece en la esquina superior derecha de esta página. También puedes seguirme por Twitter o visitar mi blog personal: Blog de Amalio Rey.
Share Button

2 Comments

  1. Como siempre, lo interesante es la recopilación de opciones. Saber que existen opciones y que varias y que cada caso puede requerir elegir del menú aquella que más conviene, ¿no? Por aquí entraríamos en cuestiones de diseño. Quizá diferentes tipos de cuestiones requieran sistemas diferentes de votación.
    Por añadir una cuestión que no citas y que me parece muy relevante: ¿con acceso a los resultados que se van generando o con un formato ciego a lo que va sucediendo?

  2. Julen, perdona, no entiendo tu pregunta. Dame más pistas para poder contestarte, compadre 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*